Popular Post

Posted by : Albeertho Riivera jueves, 15 de agosto de 2013

 

¿Qué relato, qué personajes y qué situaciones surgieron a partir de esta foto?
Vamos a averiguarlo juntos.
MI PESADO HERMANO CAE EN MI TRAMPA.


Lo que estoy por relatar pasó hace un mes exactamente. Mi nombre es Daniel y tengo 19 años, asisto a mi último año de preparatoria y soy bisexual. Ya hace tiempo (a los 14 creo) había empezado a sentir atracción hacia otros hombres por pura lujuria y hormonas. Aunque nunca me gusto ninguno de mis burros compañeros de clase, muchas veces tuve fantasías en las que pensaba en darle una mamada a algún wuey o recibir lo mismo de él.
Hace un mes tenía planeado algo especial, tenía apenas una semana de conocer a Teresa, una chava que conocí en la fiesta de un amigo. La niña es una reina, de cabello café claro y unos ojos hermosos y lo mejor de todo, un culo enorme y perfectamente hermoso. Mi plan era que ella llegara a mi casa, echarle el rollo un rato, tomar algo y ahí entraría mi plan en su clímax: un cuate de cierta facultad me había pasado unas pastillas que según el eran capaces de “humedecer a cualquier chica en cualquier situación”. Recuerdo que la curiosidad me carcomía cuando me las paso y me tome una en mi habitación. Apenas 5 minutos después me mi temperatura estaba a tope y mi verga estaba a su máximo.
El timbre se escucho y fui a la cocina por un par de cervezas (mis jefes no estaban así que aprovecharía) y en una de ellas metí dos pastillas hechas polvo. Ya estaba ansioso de ver el resultado y sentía mis huevos cosquillear. Por fin recibí a Teresa y nos saludamos con un beso en la mejilla, no debía sospechar mis secretas intensiones. La pase a la mesa, le di su cerveza y estuvimos platicando de cosas a las que ni si quera ponía atención, hablamos de la fiesta, de cómo me quede hasta el amanecer y de los cuates en común hasta que llego el pesado de mi hermano; Javier.
Me hermano Javier es solo dos años mayor que yo y de hecho nos parecemos bastante físicamente; aunque su cabello es algo más claro que el mío. Aparte de eso somos totalmente opuestos, el es un niño fresa insoportable, estudioso, mamon y aburrido. Tiene fama de deportista y las chavas de la colonia lo andan siguiendo como idiotas y a diferencia de mi, que uso el cabello largo y alborotado, el tiene el cabello cortísimo
– Ah, Javier, no…..llegarías en la noche? –
- Si, si…..pero ya ves, estoy de vuelta, no me vas a presentar? –
- Tere, el es mi hermano así que…ven. Acompáñame – le dije a la chava cortántemente y comencé a subir las escaleras. Ella saludo ligeramente a Javier y me siguió a mi habitación. Solo me faltaba eso, que la muy burra se interesara más en mi hermano que en mi. Llegamos a mi habitación y nos sentamos en mi cama para seguir hablando tonterías – Oye, tú y tu hermano se parecen mucho –
- Pfffff, es un mamón pesado, no lo aguanto, somos demasiado diferentes –
- Pues a mí me cae bien – la verdad me sentía bastante “alegre” y ya me faltaba paciencia, y más aun al estar hablando del mamón de Javier, así que me acerque sin decir nada y la bese
suavemente. Ella por supuesto, no se resistió a mi encanto (casi ninguna chava se me resiste jeje), después siguió otro beso y puse mi mano en su hombro para bajarle la blusa pero ella me detuvo – No….no, espera…..-
- No te gusto?-
-Si me gustas mucho, pero no pensé que quisieras esto…digo, nos acabamos de conocer…..-
Ya estaba bien impaciente y urgido y ahora ella me pedía mas citas, mas semanas para conocernos ya poder dejarse? Por fin la tome de la cintura y la jale con todas mis fuerzas hacia mí. Ella quedo por completo encima de mí y para ese entonces ya no podía ocultar mi erección, la cual prácticamente se le clavo entre los senos. Eso fue épico!!!!! Pero ella se levanto muy molesta
– Eres un pendejo!!! – me grito y se fue muy digna, escuché que bajo las escaleras y se fue. Ni trate de seguirla, ya la había cagado definitivamente y por urgido así que solo me recosté y reí, frustrado. Mi verga seguía durísima y aun me había quedado adolorida por el apachurrón que me dio la tipa; su pecho quedó exacto a la altura de la punta de mi verga y sintió deliciosos ese apachurrón. Cerré los ojos y sentí mi erección bajo mis pantalones con toda su gloria. ¿Qué había salido mal?
- Te pasas Daniel – Eso era lo que había salido mal!!!!
– Que quieres idiota? – le dije a mi hermano, el cual estaba en la puerta de mi cuarto muy sonriente. Tenía a esperanza de que se hubiera aburrido al estar nosotros arriba un buen rato y se hubiera ido, pero seguía en casa.
 – Daniel, eres patético, así no se trata a una chica, o al menos no a las chicas que conozco. Parece ser que ella no es del “tipo” de chica que esperabas –
-Que haces aquí? No deberías estar con Jesica? (Jesica es la novia de mi hermano)-
- Si, si, estaba con ella-
-Y?-
-No había visto a sus amigas en varias semanas y decidió ir de compras con ellas-
- Jajajajajaa, enserio? Después de regresar de viaje, sin verte por dos semanas, por fin se reencuentran y ella prefiere ver a sus amigas? Así de insoportable eres, jajajajajajajaja- no podía creerlo, ambos estábamos en el mismo estatus de rechazados
– Cállate idiota – me dijo Javier y se tiro en la cama a mi lado – así son las mujeres, debes acostumbrarte a que no van a nuestro ritmo –
-Ya cállate, no tienes por qué estarme enseñando esas cosas, yo conozco muy bien a las viejas – le dije algo harto. El se cayó y tomo un sorbo de la botella que traía – Pues no, no tendría que enseñarte, al menos tienes muy buenos gustos en eso –
-¿Lo dices por Teresa? – le pregunte extrañado – Si, la vi salir muy enojada y la vista desde atrás era espectacular. Me recordó mucho a Jenny – nunca habíamos hablado de un tema así pero al estar los dos en una situación similar no lo note extraño – Ah sí….esa Teresa tiene un culo perfecto y la
verdad Jenny no se queda atrás para nada, he? – los dos reímos despreocupados – Y que paso? Con esa muchacha, Teresa…..hasta donde llegaron?-
-Pues a todo, hasta el final hasta que vio que mi vergota gigante no le entraba, así que se enojo y por eso se fue corriendo –
-¡Déjate de payasadas! – no entendí esa pregunta de Javier, se estaba burlando? Pero antes de replicarle me fije que en sus pantalones tenía un enorme bulto, estaba igual de erecto que yo! – Ya hasta se te paro idiota, o la traías así por Jenny? –
- Pues no sé, creo que si……es que esa muchacha que tenias aquí me incitó bastante rápido – y comenzó a tocarse el paquete. Yo con la confianza del momento comencé a hacer lo mismo y me regreso la mente el cuerpo de Teresa cayendo sobre mi entrepierna
– ¿De qué sonreías? – Me pregunto Javier
– Pues que la nena esa estaba tumbada sobre mi con sus teclas justo en mi entrepierna – Javier cerró los ojos y lanzo un suspiro mientras apretaba su paquete con bastante fuerza. Me sacó bastante de onda en ese momento, no solo a ser así de relax con nadie, mucho menos conmigo
Wuey, ¿Qué tienes? Estas en celo o qué?
- Ahhh…jajaja, no se pero…ojala Jésica estuviera aquí
– Mmmmmm?
Estaba calientísimo el idiota en verdad. Después de tocarse se detuvo a recoger la botella para tomar un poco más
– ¡Eeeeh!….¿ Javier? ¿Qué tomas? –
- Una cerveza, quieres? – Mi hermano se había tomado la cerveza que había preparado para Teresa? El pobre había tenido tan mala suerte? Jajajaja, no lo podía creer, estaba a punto de deshacerme a carcajadas pero aguante todo lo que pude. Javier seguía entrado en sus fantasías, pensando no se qué y tocándose el paquete y meneándoselo de un lado a otro. Sería divertido probarlo un poco en ese estado tan patético, así que me abrí los jeans gastados y mi paquete salió de entre el cierre, mi ropa interior tremendamente abultada, luego me saque la verga con toda naturalidad y la deje al aire. Se sentía genial sentir la frescura del aire por fin.
Javier miraba como si nada y no replico en absoluto así que comencé a jalármela, de arriba abajo suavemente
– ¿Qué haces? Te vas a masturbar aquí mismo? – me pregunto estúpidamente mi hermano
– Pues si pendejo, este es mi cuarto, ¿no? Además tu deberías hacer lo mismo – le dije poniendo mi mano sobre su paquete. El dio un pequeño salto pero no replico en absoluto. Con una de mis manos seguí masturbándome y con la otra apretando suavemente y con ritmo el bulto de mi hermano. Después de un rato sentí su mano igual colocarse en mi miembro
– ¿Nos ayudamos? – me preguntó y empezó a jalármela de arriba abajo. La verdad se sentía chido que alguien más te la jale. Me éxito bastante y me excitó aun más tener el bulto de otro guey en mi otra mano. Nunca antes me había acercado a otro tipo. Sólo había estado con chavas.
Así estuvimos tonteando un rato con nuestras respectivas armas. Yo me quería aguantar la risa porque Javier ya estaba respirando agitádamente. Parecía muy entrado en el acto y no le importaba lo demás
 – Oye, ¿porque no te la sacas? – le dije y Javier se levanto un poco a quitarse el pantalón, dejándolo en el suelo
– Aahh… ¿Tanga? ¿En serio? – le dije burlónamente
– ¿Qué tiene? Así gusta más – y la verdad lo creí. Traía puesto una trusa negra bastante pequeña y bastante ajustada, cubría solo lo necesario y hacia ver su bulto enorme. En serio que me latió bastante como se veía. Tome su bulto colgante con mi mano y comencé a menearlo de lado a lado, después pase mis dedos en la base, donde van los huevos, y el por su parte, gustoso se dejó tocar por completo.
- Nunca se me había ocurrido hacer esto contigo Daniel….sssss –
- A mi menos, pero esta rico, ¿no? Ya solo falta que me la mames
 – Javier abrió los ojos y me miro riendo nerviosamente. Ambos reímos pero sabía que no se negaría, así que me acerque a su bulto y removí la tela que lo tapaba. Su verga salió dura y enorme, con el pellejo ya hacia abajo y con varios hilos de baba que se encharcaban en su ropa interior. Fue muy tentador y dude un poco ...


– ¿Qué te parece si hacemos un 69 wey? – le dije y él se recostó en la cama – No puedo creer que este haciendo esto... ¿En qué me estas metiendo?
- ¡Relax! Ambos lo necesitamos –
Me coloque sobre él y comencé a tocar su verga con mi boca. Estaba salada y gomosa en la pinta, dura y carnosa en el tronco pero aun así salada…Un sabor que jamás había probado antes con las chavas con las que había estado. Por otro lado sentó su húmeda boca engullir mi miembro, la forma en que sus labios rodeaban el tronco me hacia alucinar! Succiono y jugueteo con su lengua a todo lo que daba. Trate de comérsela un poco mas pero iba más lento que el obviamente, el sabor de su miembro era tan diferente y exquisito y su boca comiendo mi estaca lo era aun mas. Sentía cada detalle de su garganta y el la fuerte tibieza de esta misma y me desconcentre. Después de un rato ya no pude mamar bien y me incorpore encima de el.
Javier estaba prendado de mi miembro, chupándolo y deleitándose con él, lo rodeaba con sus labios y lo metía y sacaba hasta sacarme tremendos suspiros. Deje un poco más de cancha y a él no le incomodo que no se la mamara. Ahí me dio un click bastante fuerte, al ver a mi hermano sin pantalones, chupándome la verga y pasándole la lengua, se sentía maravilloso pero era mi hermano!!!! El tipo con el que tanto me peleaba, el pesado y aburrido!!!!!
Excitadísimo, me quite la playera vieja que tria puesta quedando totalmente desnudo, solo con el tatuaje de mi brazo y comencé a acariciarme de arriba abajo, desde las piernas hasta el abdomen. Pasaba una mano por mi pecho y mi estomago mientras que con la otra acariciaba el cabello de Javier. El me miraba sin distraerse de su tarea, al contrario, chupaba más fuerte y su miembro a pesar de estar sin atención, seguía humedeciéndose.
- Chupas de maravilla Javier…ssssss…uuuuu…..- después fue pasando sus manos también por mi cuerpo, acariciando mis piernas y pasando por mi estomago, mi ombligo. Se levanto y comenzó a besar mi pecho, a lamer mis tetas y a mordisquearlas con fuerza y apetito. Las chupadas en mis pezones fueron algo que nunca había sentido antes y me pusieron aun más caliente, me encantaba ese acto tan incestuoso y la forma tan cachonda en que mi hermano se entregaba.
Javier me tumbo en la cama y se quedo sobre mí, devorando literalmente mi pecho pero también meneando su cadera, de adelante hacia atrás, restregándome su duro pito en mi pierna y con
bastante fuerza. Poco a poco fue subiendo, mordisqueando y lamiendo mi cuello y su miembro también fue subiendo mientras me daba empellones
– ¡¡¡Espérate!!! Espérate pendejo!!!!! Estas pesado – y lo empuje a un lado.
Tenía la idea de aprovechar al máximo la situación ya estando ambos en tan mal estado. Mi cachondez también influyo de hecho……me di la vuelta y me puse de a 4 patas
– ¿Estas seguro Daniel? –
- Si wey, ándale, antes de que me arrepienta – Javier se quito finalmente su camisa azul quedando ambos por fin desnudos. De hecho si éramos bastante parecidos físicamente aunque sus pectorales estaban más definidos y anchos (en lo demás ahí nos vamos, ambos tenemos buenos músculos). Sentí la puntita en mis glúteos como los abría hasta tocar tope, después fue entrando con un dolor agudo hasta que por fin, el muy bestia empujo con todas sus fuerzas abriéndome de par en par sin anda de cuidado.
El cerebro se me paralizó del dolor, me estaba arrepintiendo del jueguito que había empezado, no pensé terminar casi violado por mi hermano. Pero ya con el miembro dentro ya solo quedaba explorarlo
 – ¡AAAAAAAAAAGGGGG !– gritamos ambos
– ¡Dios! Tienes un culo mejor que el de Jesica!!!!! – y empezó a manosearme las nalgas, a apretarlas y a nalguearlas
– Agggg….wey….¿así coges a tus viejas? ¡No tan brusco!!


Empezó a sacar su verga de mi culo sujetando mi cadera. La mantuvo casi afuera un rato y la volvió a meter. La verdad dolía un chingo y la salchicha de mi hermano esta larga en verdad (unos 20 cm) pero cada vez que tocaba fondo sentía un cosquilleo nacer de mu culo y estremecer todo mi cuerpo. Aun así no terminaba de gustarme. Javier empezó a hacerlo más rápido, a empujar más fuerte y sacarla con mayor velocidad. Esto me dolía mas aun pero se sentía más rico al entrar por completo
– Daniel, tienes un culo perfecto! Nunca me había fijado…-
Después de un rato me recosté de lado, cansado, y el detrás mío me la volvió a meter. Esta segunda vez me dolió menos y se sentía más rico aun ya adentro
– A….sss…ayy…Javier…..eres bueno –
- Así es como le doy a Jesica…mmmmm..¿Eres virgen verdad?-
- Si, del culo por supuesto que si!! Uyyyy..mmmm….pinche Jesica que prefirió a las amigas –susurré
- Si……aunque a dos de sus amigas también les doy –afrimó él.
- ¿En serio? – PreguntÉ entre jadeos
– Si…..Rebeca, me la comió una vez en una fuesta…sssss…mmmmmm – comenzó a aumentar su fuerza en las cogidas de repente
– Amm…no mames….sssss…siii……Javier, coges de poca madre ...
- ¡Aaaaaa…te la tragas entera Daniel– y después de un rato, la calentura era demasiada y Javier se corrió dentro de mí y yo hice lo mismo con un orgasmo de poca que casi me deja inconsciente. Al terminar quedamos ambos tumbados en la cama, jadeando y treméndamente cansados
– Daniel….Daniel….¿Cogimos? –
- Ah, ah…si - suspiré
- No puede ser – dijo mi hermano, ya mejor vuelto en sí y algo inquieto
 – No te preocupes, nadie se entera, te lo juro por mi vida –
Daniel me sonrió y nos quedamos descansando un rato. Luego se fue a dar una ducha y más tarde llegaron nuestros papas. Toda esa noche el cuarto quedo oliendo a sexo como prueba de lo que había pasado esa tarde, algo que jamás soñé ni espere. Por supuesto que no le he dicho a Javier que todo fue por las pastillas. Pero no es necesario que se entere. A Teresa ya no la volví a ver pero ese día pude probar por fin si tengo o no madera de bisexual, y la verdad me encanto sentir un miembro bien duro jodiéndome.
Tres semanas después (ósea hace una semana), Javier tuvo una discusión con Jésica y volvió bastante enojado a la casa y de noche. Mama estaba algo preocupada pero lo dejo tranquilo, Javier subió a las habitaciones pero nadie se dio cuenta de que no fue a su habitación sino que entro a la mía. Yo estaba apenas empezando a agarrar el sueño cuando el tonto entro a tirarse en mi cama. No nos dijimos nada, comencé a explorar de nuevo el cuerpo de mi hermano en la oscuridad y el hiso lo mismo. Esa noche nos hicimos un 69, y de nuevo me cogió de a perrito y luego le toco a él recostado y conmigo cabalgando sobre su miembro.
Estoy pensando que Jésica esta sobrando un poco en todo esto y también la forma de cómo hacer que mi hermano se deje follar el culo pero sé que eso pasara eventualmente, por ahora solo pienso disfrutar de este recién descubierto juego de incesto.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Willkommen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -